Galletas,  Recetas

GALLETAS DE PLÁTANO Y CHOCOLATE

  1.  Alguna vez os ha pasado que las horas del día no os dan para nada?, no os preocupéis, no estáis sol@s en el mundo. Esta servidora se levanta con muchos propósitos por la mañana (demasiado pronto, por cierto) y cuando llega la noche a veces me da la sensación, que no he hecho otra cosa que corretear de un lado para otro sin llegar a ningún sitio.

Pero bueno,sueño con llegar a los 55 años, jubilarme y marchar con mi churri una temporada a algún sitio… Madagascar, por ejemplo y pasarme el día tumbada a la bartola, sin agobios,  ni reloj,  disfrutando de las vida sin más pretensiones que levantarme cada mañana, caminar por la playa, notar la brisa marina en mi cara y sentir que me siento viva. ¿acaso puede haber algo mejor?

Si, lo sé, solo es un sueño ¿ o no? ¿quién sabe? de momento el ratito que me he pasado con los ojos cerrados imaginándome tumbada en una hamaca al ritmo de “Is this love” de Bob Marley, no me lo quita nadie.
Y para hacer mas dulce la espera a ese gran momento, os dejo unas galletas que preparé para aprovechar unos plátanos que estaban a punto de pasar a mejor vida.

 

NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

200 gr de plátanos
240 gr de harina de avena.
Una cucharilla de las de café, de levadura.
1 huevo
80 gr de aceite de girasol
60 gr de nueces
80 gr de chocolate negro.

ASÍ DE FÁCIL LAS PREPARAMOS:

Ponemos los plátanos en un bol y los aplastamos con un tenedor.
Añadimos el huevo batido y el aceite de girasol.
Mezclamos la levadura con la harina de avena y vamos incorporando a la mezcla anterior.
Primero nos ayudamos con una cuchara y después lo hacemos con la mano o una rasqueta.

No tenemos que amasar, solo unir los ingredientes, hasta que esté homogénea. Queda un poco pegajosa.
Añadimos las nueces y el chocolate troceado y mezclamos hasta repartir de manera uniforme.
Tapamos con papel film y llevamos a la nevera, mínimo media hora.
Formamos las galletas, tomando porciones con una cuchara (lo hago así) y dándoles forma ligeramente con las manos.
Ponemos sobre una bandeja con papel de horno. Las separamos un poco, ya que crecen al hornearse.

Llevamos al horno, previamente caliente a 190º/200º durante 15/20 minutos. Tienen que quedar dorada. Ya sabéis, cada horno es un mundo.
Ahora solo queda poner el café, ¿alguien se apunta?

print

Soy una persona alegre, entusiasta y muy positiva. Le pongo corazón a todo lo que hago y disfruto de los pequeños placeres de la vida. Me gusta la lectura, la panadería, la pastelería y cocinar para la gente que quiero al ritmo de una buena música.

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *